¿Subir los impuestos federales puede ayudar a bajar la inflación en Estados Unidos?

El presidente Biden instó al Congreso a ayudar a combatir la inflación elevando los impuestos federales para los más ricos y utilizando este dinero para reducir el déficit. Pero, ¿puede ayudar esto realmente a combatir la inflación en Estados Unidos?

Según muchos economistas, aumentar los impuestos federales puede tener efectos benéficos sobre la economía que ayuden a bajar la inflación. Pero esto no necesariamente ocurriría por los motivos que espera el gobierno, que confía en poder reducir el endeudamiento federal.

En cambio, la inflación podría reducirse al reducirse la demanda de bienes y servicios de parte de los consumidores.

Las Advertencias De Los Expertos: ¿De Qué Sirve Subir Los Impuestos Federales?

Si bien Biden se enfoca en aumentar los impuestos a los ricos y las corporaciones para reducir el déficit, muchos expertos dicen que la forma más directa de utilizar los impuestos para frenar la inflación sería aumentar los impuestos a los hogares de ingresos bajos y moderados, cuyos hábitos de gasto son más sensibles a los cambios en ingresos. El gran problema es que esto obviamente pondría injustamente la carga de la lucha contra la inflación en los más vulnerables, algo que perjudicaría enormemente a la gran mayoría de los contribuyentes.

Por otro lado, un aumento de impuestos federales podría ser una buena política hoy en día, mientras que la economía todavía está en marcha y la inflación sigue siendo la principal preocupación. Pero las circunstancias podrían cambiar muy rápidamente.

Un aumento de impuestos para acabar con la inflación podría ser exactamente la medicina equivocada a fines de este año o en 2023, una vez que una sucesión de aumentos en las tasas de interés de la Junta de la Reserva Federal desacelere el crecimiento o incluso lleve a la economía a una recesión.

Si el Congreso quiere utilizar los impuestos federales para frenar la demanda de los consumidores, tendría que hacerlo ahora mismo, y sin cometer errores dañinos para los contribuyentes. Si bien la mayoría de los legisladores reconocen de un modo u otro que la Reserva Federal es la principal herramienta de combate contra la inflación en Estados Unidos, muchas de las medidas políticas tomadas hasta el momento no fueron favorables para los intereses a largo plazo de la economía del país.

El Panorama Futuro: Cómo Afectan Los Cambios En Los Impuestos Federales Al Crecimiento Económico

Biden tiene razón en que los aumentos de impuestos podrían desacelerar el crecimiento de la deuda federal, suponiendo que el gobierno no gaste los nuevos ingresos. En sus últimas proyecciones, la Oficina de Presupuesto del Congreso estima que el gobierno federal pagará $8 billones en intereses durante los próximos 10 años, como resultado tanto del aumento de las tasas de interés como del aumento de la deuda.

Pero es probable que el impacto fiscal a corto plazo de cualquier aumento de impuestos sea modesto en el mejor de los casos. Estados Unidos puede estar enfrentando problemas más urgentes que la deuda a largo plazo.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, entre otros, advierte que la economía mundial podría entrar en recesión, debido a una combinación de factores que incluyen precios de energía elevados y en aumento, política monetaria más estricta, problemas continuos en la cadena de suministro mundial, bloqueos relacionados con COVID-19 en China y la invasión rusa de Ucrania. Estas circunstancias globales están mucho más allá del alcance de la política fiscal estadounidense.

Comparte esta información