¿Qué documentos y comprobantes de impuestos debo guardar luego de la temporada fiscal?

Si Ya Presentaste Tu Declaración De Impuestos, ¡No Tires Todos Tus Papeles A La Basura! Guardar Comprobantes De Impuestos Y Otros Documentos Puede Ahorrarte Dinero Y Problemas Más Adelante.

Una vez que ya presentaste tu declaración de impuestos, probablemente no te queden muchas ganas de guardar todos los documentos y comprobantes de impuestos para más adelante. Pero formularios como el W-2, 1099 y otros comprobantes de gastos y compras pueden ser útiles para ahorrarte problemas más adelante.

Cuando se supera este monto, se empiezan a cobrar impuestos sobre este dinero. Pero una forma de reducir el monto imponible es aumentar el valor base de tu hogar, y para lograrlo debes presentar todos los gastos que significaron mejoras e inversiones sobre el hogar.

Por eso es crucial que guardes siempre todos los recibos y documentos relativos a gastos y mejoras que realizaste sobre tu propiedad. También es importante que conserves la declaración de liquidación original y otros documentos vinculados a la compra.

Herencia De Bienes

Cuando heredas una propiedad, tu base imponible será el valor de la propiedad al momento del fallecimiento de la persona que te la heredó. Las herencias grandes (valuadas en más de $11,180,000 en 2018) deberán declarar el valor de la propiedad en una declaración federal de patrimonio. En cambio, las más pequeñas posiblemente solo tengan que presentar el valor ante las agencias tributarias estatales.

Si heredas valores cotizados en la bolsa, registra y conserva el valor de estos al momento de obtener la herencia. Si heredaste bienes inmuebles, haz una tasación para determinar su valor para más adelante. Guarda toda esta información y todos los comprobantes de impuestos vinculados, ya que te puede resultar muy útil más adelante.

Aunque guardar registro de todas tus declaraciones y comprobantes de impuestos puede resultar tedioso, piensa que estás construyendo un futuro mejor para ti y los tuyos. Simplifica tus sistemas de registro y de guardado de documentos utilizando medios electrónicos (que también puede resultar más seguros a largo plazo), pero siempre ten copias.

Comparte esta información