Retención de impuestos: ¿Cuándo conviene actualizar el W-4?

¿Sabes cuándo te conviene revisar tu formulario W-4 de retención de impuestos federales?

En el sistema tributario de los Estados Unidos, la mayoría de las personas sus pagan impuestos federales a medida que reciben su salario. En este sistema, los impuestos sobre la renta estimados se pagan durante todo el año a través de los montos estimados en el formulario W-4 de retención de impuestos.

Para quienes trabajan en relación de dependencia, esto es obligatorio. El gobierno federal exige legalmente a los empleadores que retengan parte de los ingresos de sus empleados para pagar impuestos mediante la deducción de una parte de sus cheques de pago regulares.

Para calcular la cantidad exacta que se destina a retención de impuestos, los empleadores confían en la información que todos los empleados nuevos completan en sus formularios W-4. Si el cálculo no es correcto y se retienen demasiados impuestos, los empleados luego reciben reembolsos del IRS.

Pero a medida que cambian tus circunstancias económicas o familiares, es importante que revises y actualices los montos que se destinan a la retención de impuestos federales mediante el formulario W-4. Recuerda que si pagas de menos, acumularás deuda fiscal. Si, por el contrario, pagas de más, estarás recibiendo menos dinero todos los meses de lo que deberías.

Eventos que pueden requerir cambios en tu retención de impuestos

Primero que nada, el monto de los impuestos retenidos se rige por las siguientes consideraciones:

  • Tarifa de «casado» o «soltero» en su W-4
  • Retención de fondos adicionales
  • Cantidad de deducciones para las que calificas.

Los cambios en la situación de tu hogar, se trate del nacimiento de un hijo o un cambio en la situación financiera de un cónyuge, pueden afectar inmediatamente su situación fiscal. En estas situaciones, vale la pena cambiar el monto de la retención de impuestos federales para evitar adeudar una factura de impuestos mayor de la necesaria.

Matrimonio

Si estás casado y presentas una declaración de impuestos conjunta, tus impuestos pueden verse afectados de las siguientes formas:

  • Si tu cónyuge tiene un ingreso propio, la retención fiscal total de tu hogar puede aumentar.
  • Si tu cónyuge no trabaja, probablemente la retención general disminuya.

Aunque normalmente no es recomendable para parejas casadas, en ocasiones una presentación por separado puede ser una buena idea.

Divorcio

El divorcio puede alterar los ingresos de tu hogar, pero además suma la cuestión de la pensión alimenticia, que comenzó a recibir un tratamiento fiscal diferente a partir de 2019, gracias a la reforma tributaria de 2017. Bajo este nuevo paradigma fiscal, los pagos de la pensión alimenticia ya no serán deducibles de impuestos para el pagador, mientras que los beneficiarios no tendrán que declarar la pensión alimenticia como ingresos.

Nacimientos

El nacimiento o la adopción de un niño agrega inmediatamente un dependiente a tu hogar y reduce la carga fiscal general, algo que la ley contempla para reducir los costos de crianza a largo plazo.

Compras y deducciones

Al comprar una casa, deberás actualizar tu retención de impuestos para reclamar una exención fiscal. Aunque puedes dejar esta tarea hasta fin de año, lo recomendable es que actualices tu W-4 lo antes posible, ya que desperdiciarás la oportunidad de obtener algunos beneficios.

Esto se aplica a las grandes deducciones o créditos para los que pueda ser elegible dentro de un año determinado, incluidos los créditos de educación, los gastos de cuidado de dependientes y las donaciones caritativas.

Incrementos en los ingresos no salariales

Debes ajustar tu retención de impuestos para contabilizar cualquier ingreso no salarial de negocios paralelos, dividendos en acciones, ingresos por intereses, etc. Si no se retienen más impuestos a lo largo del año para reflejar este ingreso complementario, tu factura en el momento de la declaración de impuestos puede ser tremendamente grande.

¿Qué pasa si tengo dos trabajos?

Según el IRS, los hogares con dos ingresos y las personas que trabajan en varios trabajos a la vez son vulnerables a tener grandes disparidades en sus retenciones. Si tienes dos trabajos, puedes dividir tus deducciones entre ellos, pero no puedes reclamar las mismas deducciones dos veces. De manera similar, perder un segundo trabajo te permite reducir las retenciones en el trabajo restante o reclamar las deducciones que anteriormente estabas reteniendo.

Comparte esta información